Y que no temieran

Decidió Borges adornar la piedra de su eternidad con La Batalla de Maldon, y eligió uno de los 325 versos que quedan del poema que narra la lucha, and ne forhtedon na.

401px-tumba-de-jorge-luis-borges-7430_10

Tumba de Borges, Cimetière des Rois, Ginebra.

Si hace años se tradujo por error como «las puertas del cielo se abrieron hacia él», ahora encontramos el verdadero sentido en «y que no temieran». Y de alguna manera es esta senda la que quiero seguir en el blog, traer a diario un poco del espíritu de la batalla cotidiana, pero también la sensación de remanso, de sitio de reposo, de lugar que merece la pena.

Es, además, un proyecto a largo plazo, que espero mantener vivo, actual y dinámico. Es un espacio para compartir mis impresiones, algunas cosas que escribo, otras que aprendo, encuentro, leo, descubro. Son mis «variedades» en la red. Es un mundo donde la banalidad toma importancia, cobra sentido de cita de libro, de estrofa de canción, de olor de vela, de cosa cursi del verano pasado.

Hago mía la elección de Borges (con permiso de María Kodama), y doy nombre de lápida a este nuevo reto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s